Nuestra Organización
ORIENTACIÓN PROTECCIÓN Y CONVIVENCIA

El Equipo de Orientación, Convivencia Escolar y Protección anima a la comunidad educativa en la promoción de pautas relacionales que garanticen: el buen trato entre sus integrantes, la promoción del bienestar socioemocional y la inclusión, el efectivo cumplimiento del rol como garantes de los derechos de los y las estudiantes, la construcción progresiva de proyectos de vida que motiven y otorguen de sentido a los aprendizajes escolares y de la vida.

Desde el 2020 hemos adecuado nuestras acciones en función de los nuevos desafíos que nos plantea el contexto de la complejidad de la crisis sanitaria mundial, incorporándonos en el mundo de la virtualidad para apoyar a la comunidad educativa desde la convicción que el acompañamiento permanente, el cuidado por la salud mental y el fortalecimiento de los vínculos entre aquellos que forman parte de la institución, serían (y son) un pilar fundamental para el manejo de la pandemia y sus efectos. De esta manera, tal como se describe a continuación, ha dado continuidad, con criterios de dinamismo y flexibilidad a nuestros objetivos y tareas:

Orientación: Planifica actividades formativas para los y las estudiantes en conformidad con los requerimientos ministeriales y de la Congregación Marista, en este último, a través de la progresiva apropiación del nuevo Modelo de Orientación, Protección y Convivencia Escolar Marista (MOPCEM).

Las Tutorías constituyen el espacio de encuentro donde se viven: la riqueza del mutuo conocimiento al interior de cada curso; el sentido de pertenencia; la participación protagónica de los y las estudiantes, el aprendizaje y reflexión, en clave de prevención, frente a temáticas relevantes para la formación integral (sexualidad, afectividad y género/consumo de drogas/salud mental/uso responsable de las redes sociales y recursos digitales/gestión de las emociones/sociabilidad/inclusión/ciudadanía digital/fortalecimiento de estrategias de planificación y activación para el aprendizaje)

Como una apertura a la comunidad, hemos ido fortaleciendo la red de intercambio con redes locales que, desde su experticia, nos han colaborado en el abordaje de contenidos y en la apertura a nuevos paradigmas necesarios para acompañar satisfactoriamente a nuestros estudiantes en sus distintas etapas de desarrollo.

Los Orientadores motivan a los Tutores a actualizar las miradas frente a los estudiantes y, en conjunto, planifican actividades para los distintos niveles y secciones del colegio que favorezcan la formación humana integral y que permitan responder de manera oportuna y eficaz ante los requerimientos que emergen en los niños, niñas y adolescentes. Se releva la figura del Tutor o Tutora como primer recurso de apoyo para los y las estudiantes, promoviendo un acompañamiento individual que otorgue directrices y elementos motivacionales para un desarrollo armonioso del niño, niña o adolescente.

Desde el área de Orientación, el desarrollo vocacional tiene gran relevancia. Consecuentemente, la construcción de los proyectos de vida de los y las estudiantes representa un eje ante la gestión de oportunidades que faciliten: el autoconocimiento, el acceso a información actualizada que guíe la toma de decisiones. Las acciones desplegadas en tales sentidos corresponden a: Tutorías, acompañamientos individuales, asesorías a docentes, charlas a familias, coordinaciones con instituciones externas.

Convivencia Escolar: Con la convicción que la convivencia escolar la construimos todos, se avanza día a día en la creación participativa de un marco normativo que promueve formas de interacción respetuosa, inclusiva y tolerante, con un sello centrado en la responsabilidad en el actuar de cada uno. De esta manera, el Manual de Convivencia emerge como un documento oficial que guía y orienta nuestras pautas relacionales, el cual es difundido en todos los estamentos y es anualmente retroalimentado incorporando elementos que se traduzcan en mejoras. El Manual de Convivencia ha evolucionado en: el énfasis del sentido formativo ante las faltas, en la comprensión de la gradualidad de las mismas, en la promoción de las instancias de conciliación frente a los conflictos.

La Encargada de Convivencia Escolar convoca al Comité de Buena Convivencia con representatividad de todos los estamentos colegiales para elaborar un plan de acción que permita ver reflejados los objetivos del área dentro de la dinámica cotidiana, ya sea de manera presencial o virtual, con énfasis en las prácticas preventivas.

Ante situaciones emergentes que requieren de abordajes particulares, disponemos de protocolos de actuación que permiten ordenar las acciones que permitan resolver conflictos y/o responder a las necesidades de los actores implicados.

Protección: La promoción de una cultura de protección y prevención se vincula directamente con el área de convivencia escolar que aspira a la transversalidad en los distintos ámbitos colegiales, visibilizando y resguardando los derechos de niños, niñas y adolescentes.
La Delegada de Protección, en conjunto con el Equipo de Protección Local, asumen la tarea de dar a conocer e implementar la nueva Política de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes creada e impulsada por la Congregación Marista.

Ante eventuales situaciones de vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes, la Delegada de Protección orienta la activación de los correspondientes protocolos que permitan el manejo oportuno de las situaciones implicadas conforme a la naturaleza de los hechos y a la legislación vigente.

Inclusión: La atención y respeto por la diversidad en distintos ámbitos del desarrollo de los y las estudiantes implica convivir y aprender desde la convicción de la trascendencia de la dignidad humana. Nuestro equipo, a través de la Encargada de Inclusión y las psicólogas promueven a nivel colegial estos énfasis. Uno de los ámbitos de acción corresponde a los y las estudiantes que presentan necesidades educativas especiales permanentes o transitorias, poniendo a su disposición instancias de acompañamiento (atenciones individuales y talleres grupales), asesorías a los docentes y familias, generando estrategias de apoyo y de adaptación con miras a que todos y todas dispongan de condiciones más favorables para el logro de su desarrollo integral. La inclusión entendida como tarea de todos conlleva una sensibilización como comunidad ante la visibilización de la singularidad de cada estudiante, desde la aceptación y la co-construcción de puentes que le permitan ser la mejor versión de sí mismo o misma.

La pandemia ha impactado de diversas maneras en la realidad de muchas de las personas y familias de nuestra comunidad. Nuestro equipo ha procurado responder a los aspectos emergentes y ha fortalecido la convicción del necesario trabajo con las redes que disponemos a nivel colegial, congregacional y local, formando alianzas para aportar al bienestar de todos y todas. 

Responsable de la Coordinación
Coordinadora Orientación, Convivencia y Protección:
Sra. Sylvia Allen P.
© CONGREGACIÓN DE LOS HERMANOS MARISTAS
Ámbito de Diseño, Informática y Comunicaciones